• El PP analiza el presupuesto y programa que el equipo de Gobierno presentará el lunes en la Comisión de Cultura para los próximos carnavales
  • El GMPP pide la eliminación de los gastos en vino y pastas del velatorio de la sardina, de los de la contratación de performances y charangas para el desfile y los gastos en chucherías
  • El PP exige al concejal de Festejos que trabaje para buscar financiación privada para las fiestas de la ciudad
  • Los ediles populares lamentan que el Nicolás vuelva a apostar para un Carnaval para ricos con baile privado subvencionado por el Ayuntamiento y otro para pobres con verbenas en las plazas
  • El Ayuntamiento paga los gastos del Baile Veneciano y los toledanos 10 euros de entrada, mientras la empresa concesionaria no asume riesgos

Los concejales del Grupo Municipal Popular critican que, por segundo año consecutivo, uno de los mayores importes del presupuesto, 8000 euros, vaya destinado al Baile de Mascaras Veneciano que es una fiesta privada en el Centro Cultural de San Marcos. “Una fiesta privada en la que el toledanos que quiera asistir tendrá que pagar, además, diez euros que irán destinados a la empresa promotora”, han aseverado los populares.

Los ediles populares indican que, según el presupuesto que se presentará el lunes ante la Comisión de Cultura, el concejal de Festejos subvenciona al ganador del concurso para la organización de este evento eliminando todo tipo de riesgo a la concesión.

Según los populares, “el concejal Jesús Nicolás recurre al mismo modelo que utiliza para los conciertos de la Feria de Agosto o el Corpus Christi: el Ayuntamiento paga la fiesta, los toledanos pagan las entradas y es un empresario el que se lleva las ganancias sin afrontar riesgo alguno”.

Además, el GMPP recuerda que “ya afirmamos el año pasado que no queremos un Carnaval para quien puede pagarlo, con fiesta privada subvencionada por los toledanos, en San Marcos y otro para quien no puede permitírselo con verbena popular en una plaza. No queremos la resurrección por parte del equipo de Gobierno del modelo de baile de ricos y baile de pobres que existía en el siglo pasado. Y, por supuesto, no compartimos que se destine más dinero al negocio de un hostelero que a una verbena abierta que podamos disfrutar todos los toledanos”.

En cuanto al presupuesto total de Carnaval, los concejales del PP consideran excesivo que en apenas cuatro días se gasten 100.000 euros en esta festividad y ha opinado que, aunque se han reducido alrededor de 12.000 euros respecto al año pasado, se podía haber disminuido aun más el importe destinado a este evento.

“En estos Carnavales, sigue habiendo gastos superfluos como el gasto de 2.500 euros en vinos y pastas del entierro de la sardina, 2.000 euros en chucherías o otros tantos en la contratación de batucadas y charangas para el desfile de Carnaval cuando las propias comparsas ya dan alegría al mismo. Además, los 8.000 euros de coste que suponen el baile privado en San Marcos. El presupuesto final destinado a Carnaval, de 100.000 euros, es descomunal para cuatro días y más aun en tiempos de crisis en los que el Ayuntamiento debería contener el gasto”, afirman los populares.

El GMPP resalta que “si hacemos una comparativa entre el presupuesto de este Carnaval y el de las pasadas navidades, los cuatro días de carnaval nos cuestan a los toledanos más de la mitad del importe destinado a un mes de actividades programadas para las pasadas navidades, 178.000, aun cuando en Navidad hay proporcionalmente una mucho mayor oferta de actos”.

Los concejales del PP consideran que en momentos como los actuales, y teniendo en cuenta el lamentable estado de las arcas municipales, el equipo de Gobierno tiene la obligación de buscar una colaboración real de empresas privadas y patrocinadores - igual que se hace en muchas ciudades - para tratar de minorar la factura de los Carnavales.

En cuanto al programa, los concejales populares estiman que “ya que entre el concejal de Festejos y su coordinadora ganan más de 100.000 euros anuales sumando las nominas de ambos, podían haber tenido algo de imaginación en lugar de repetir un año más el mismo programa que en ediciones anteriores. También se acusa esa falta de imaginación a la hora de programar unas fiestas que deberían ser más austeras y menos lesivas para el bolsillo de los toledanos, pero igual de intensas e incluso mejores que las programadas.”

Finalmente, los concejales populares afirman que “el concejal de Festejos prefiere gastar antes que trabajar y buscar financiación privada que aporte novedad al programa y que disminuya el gasto excesivo destinado para cuatro únicos días y para apenas una quincena de actividades”.