• El Grupo Municipal Popular visita el barrio de Palomarejos
  • La pista deportiva de la Calle Unificación no es la única instalación deportiva abandonada a perpetuidad por García-Page, misma suerte tiene la pista de fútbol sala de Santa Bárbara, o la pista de fútbol tierra del barrio de Valparaíso, la pista multideportiva de la Calle Girasol en el Barrio de Azucaica, o la del parque de los Olivos en dicho barrio

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Claudia Alonso y el viceportavoz, José López Gamarra han visitado el barrio de Palomarejos y de nuevo denuncian los reiterados engaños y falsas promesas de García-Page y sus concejales a los vecinos del Barrio.

Alonso, ha denunciado que el alcalde de Toledo ha prometido en numerosas ocasiones a los vecinos de Palomarejos el adecentamiento de la Pista Deportiva de la Calle Unificación, una pista deportiva que a día de hoy e practicamente impracticable y muestra un estado de abandono total, mucho peor que la última vez que se aseguraba desde el Ayuntamiento y sus concejales la recuperación de la misma.

Para el Grupo Municipal Popular, resulta paradójico que a Page cada vez que puede y se le pregunta por este tema anuncie la instalación de pistas multideportivas por todos los barrios y sus maravillosos beneficios y al mismo tiempo deje morir lentamente unas instalaciones deportivas municipales que llevan funcionando muchos años y cuyo aspecto actual no es propio de una ciudad como es Toledo.

Lo más alarmante es que la pista deportiva de la Calle Unificación no es la única instalación de este tipo abandonada a perpetuidad por García-Page, misma suerte tiene la pista de fútbol sala de Santa Bárbara, o la pista de fútbol tierra del barrio de Valparaíso, la pista multideportiva de la Calle Girasol en el Barrio de Azucaica o la del parque de los Olivos en dicho barrio.

Claudia Alonso ha insistido en que “en vez de vender Page las bondades de las mini-pistas, más nos valdría a los toledanos que el alcalde y su concejal de deportes se molestaran en defender el mantenimiento y cuidado de las instalaciones existentes y no abandonarlas hasta que no sirvan para nada”. Al final veremos como estas nuevas pistas se abandonarán al día siguiente de su inauguración y acabarán convirtiéndose en todo menos una pista deportiva como sucede en la del Paseo del Carmen que han terminado en un botellódromo.