El coordinador del Grupo Municipal Popular, José Manuel Velasco, ha lamentado que el bipartito Tolón-Mateo rechazara ayer las alegaciones más importantes que el PP había propuesto al Reglamento del Consejo del Pacto de la Ciudad de Toledo por el Tajo. “Lo que evidencia que más que un pacto es una imposición, que es la nueva forma de hacer política de la alcaldesa Tolón y su socio de Ganemos, Mateo”.

 

En opinión del coordinador, “no puede disfrazar de consenso lo que es una imposición y sobre todo, no pueden decir que en este tema todos debemos estar de acuerdo, y luego actuar de esta forma”.

Para Velasco, es vergonzoso ver como “los abanderados de las políticas participativas y la transparencia, rechazaron de nuevo la proporcional en la representación de los grupos políticos en el Consejo, que el Pleno fuese el órgano proponente de los miembros del Consejo y algo tan lógico como la imposibilidad de que personas que hayan cometido infracciones por vertidos al río formen parte del Consejo”.

El coordinador ha explicado que la razón de no respetar la proporcionalidad es exclusivamente política, pues el argumento esgrimido es decir que en todos los consejos que ya existen, solo hay un concejal por grupo, algo que “siendo cierto no es obligatorio tal y como recoge la normativa que de nuevo desconocen Tolón y Mateo”.

Respecto a la imposibilidad de formar parte de este consejo si eres sancionado por alguna acción contraria a los principios de dicho órgano, Velasco ha explicado que en el PP consideramos que es lógico y fundamental que “quien contamine y sea sancionado por ello, a partir de la constitución del consejo no pueda formar parte de él puesto que su objetivo es velar por la calidad de las aguas del río, entre otras cosas”.

Para el coordinador, la ignorancia de la alcaldesa, ahora del concepto retroactividad de la norma le ha hecho errar y se ha llevado un buen susto al pensar que lo que pretendíamos era inhabilitarla para que fuese ella la presidenta, cuando lo que quiere el PP, porque lo considera inadmisible, es que en un Órgano como este tengan representación quien esté sancionando por vertidos como ocurre con el Ayuntamiento.

Finalmente, Velasco ha denunciado que tampoco se aceptó la alegación referida a que fuese el Pleno por ser este el órgano de máxima representación dentro del Ayuntamiento, y no la Junta de Gobierno Local, quien nombrase a propuesta de la alcaldesa al resto de representantes. De esta forma habría más participación y consenso. Pero de nuevo ha quedado demostrado que el bipartito Tolón-Mateo han actuado “como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como”, creando un Consejo con un grupo de amigos nombrados por ellos a sus gusto, y con la seguridad de que no les van a poner ningún impedimento, ni la van a sacar los colores a la alcaldesa por sus acciones.