Ante la gravedad de las declaraciones realizadas por el portavoz del gobierno, Rafael Perezagua afirmando que el acuerdo entre el PSOE y IU por la gestión de la ORA podría concluir finalmente en una gestión mixta del servicio, pese a que los informe técnicos son negativos en todos sus extremos, desde el Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Toledo queremos manifestar:

 

  1. Que es vergonzoso que el debate de los presupuestos del ayuntamiento de la ciudad de Toledo se centre exclusivamente en las concesiones partidistas que ambas formaciones políticas tienen que realizarse mutuamente, lo que demuestra que PSOE e IU son partidos que no son capaces de gobernar centrados en solucionar problemas sino que están exclusivamente centrados en cómo repartirse las partidas presupuestarias.
  2. La posición del gobierno del PSOE demostrando que los informes técnicos municipales que se han presentado no les importan en absoluto, es bochornosa. Pese a que los mismos se realizan de manera independiente e imparcial y buscan exclusivamente el beneficio de la ciudad – indicando que la gestión directa del servicio es muy perjudicial para la ciudad – la coalición de izquierdas PSOE-IU sólo buscan el posible rédito electoral que creen que estas actitudes pueden acarrearles, pese a que las consecuencias de sus decisiones sean objetivamente perniciosas para la ciudad.
  3. Que se plantee ahora una posible gestión mixta en la gestión del servicio de la ORA supone tener que dedicar todos los esfuerzos de los pocos meses que le restan a la legislatura a crear una nueva empresa pública. La creación de un nuevo organismo público tan sólo conllevaría al establecimiento de una nueva estructura administrativa con sus gerentes y demás personal directivo, es decir que lo único que busca PSOE e IU es un lugar donde poder colocar a sus actuales cargos públicos y demás asesores para que sigan cobrando un sueldo de los ciudadano, demostrando que lo único que les interesa es “colocar a los suyos” antes de que acabe la legislatura.
  4. Desde el Grupo Municipal Popular seguimos manifestando que la gestión directa de la ORA supone poner en peligro el puesto de trabajo de más de 60 trabajadores que actualmente prestan sus servicios en la concesionaria de la ORA no quedando acreditado que se esté asegurando la estabilidad de sus puestos de trabajo, lo cual es una temeridad inadmisible.