• El GMPP ruega a Page que si no quiere o no sabe gestionar abandone el Ayuntamiento y se vaya de la mano de Rubalcaba a Madrid
  • Los toledanos necesitamos un Alcalde con un mínimo de dignidad política y que no mienta a los ciudadanos

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Claudia Alonso ruega encarecidamente al Alcalde de Toledo, Emiliano García- Page, que “deje de tomar por tontos a los toledanos y a los funcionarios municipales. El Alcalde, asevera la portavoz, no puede realizar declaraciones como las que ha hecho esta mañana atribuyendo la responsabilidad del pago de las nóminas de los funcionarios municipales a la Junta, cuando él sabe que las nóminas de los trabajadores de del Ayuntamiento se pagan con los impuestos que todos los toledanos pagamos al consistorio, impuestos como el IBI, las diferentes tasas, la recaudación por multas y también a partir de ahora por lo que recaude con el basurazo, que pagaremos a partir del mes que viene.

Para Alonso “si le quedaba un mínimo de dignidad política al Alcalde de Toledo, hoy la ha perdido con las declaraciones de esta mañana. La irresponsabilidad que ha tenido, con alarmar a los funcionarios, no se lo van a perdonar”.

Insiste la portavoz en que “Emiliano García-Page, no puede basar su forma de gobernar en la mentira, y si realmente tan mal están las arcas municipales, lo que el Alcalde debería hacer es pedir ayuda a la Junta, y no reclamar 4.5 millones de euros para hacer unas escaleras”.

Concluye Claudia Alonso, recordando al Alcalde de Toledo que “jamás oí a Page pedir o reclamar una deuda a su compañero de partido y ex presidente de la Región, José María Barreda, y todas son de su herencia. Todo lo contrario, Page se dejaba las manos aplaudiendo su gestión que nos ha conducido a esta ruina.”

Por lo que, si tan difícil le resulta gobernar la ciudad de Toledo, “el GMPP le ruega que abandone el Ayuntamiento y se vaya de la mano de Rubalcaba a Madrid, que tanto le reclama y que tanto consejo le pide. Los toledanos necesitamos un Alcalde con un mínimo de dignidad política y que no mienta a los ciudadanos.